• Español
  • English

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

234243234234

Así resumen las alumnas de 1º de Bachillerato la charla que les impartió el médico deportivo don Vicente Elías.

El médico deportivo del Adarraga nos explicó que debemos comer basándonos en la pirámide de alimentación, que nos sirve de guía. Como se muestra en ella, debemos consumir más carbohidratos, como, por ejemplo, pan, arroz, cereales, patatas, etc, seguido de frutas y verduras, proteínas y lácteos, y grasas y azúcares, que es de lo que menos tenemos que comer.

Generalmente, la gente suele comer más proteínas que carbohidratos y esto es un error, ya que debe ser al contrario, hay que comer más carbohidratos que proteínas, como se puede observar en la pirámide. Hay personas que creen que por comer menos, o que por comer solo mucha fruta y verdura, o por comer poca cantidad de algo que contenga muchas calorías, ya es suficiente. Pero esto no es así, debemos comer de todo y variado, aunque es cierto que determinados alimentos hay que consumirlos en una proporción menor que otros, ya que contienen más grasas y son peores para la salud.

Además, debemos tener especial cuidado con el consumo de azúcares, porque si se come una gran cantidad y luego no se queman, se acumulan en forma de grasa y por ello engordamos. Esto se debe a que el azúcar pasa a la sangre, pero llega un momento en el que ya no pasa más a la sangre y se acumula en las reservas y, cuando las reservas se saturan, los azúcares sobrantes se convierten en grasas. Es por esta razón por la que debemos prestar atención a lo que comemos y a la cantidad de calorías, azúcares, grasas, etc., que contiene.

También nos enseñó la diferencia entre la nutrición y la alimentación, ya que no es lo mismo. La nutrición es el proceso mediante el cual nuestro organismo absorbe los nutrientes de los alimentos que ingerimos para mantener el correcto funcionamiento de nuestro sistema. Sin embargo, la alimentación es la acción mediante la cual proporcionamos alimentos al organismo.

Finalmente, nos habló sobre la importancia del ejercicio, porque para adelgazar no sólo basta con comer menos. Si queremos mantener nuestro peso, debemos hacer ejercicio hasta quemar las mismas calorías que hemos comido. Sin embargo, si queremos adelgazar tendremos que quemar aún más calorías de las que hemos comido.

Por último, nos enseñó una fórmula para calcular el índice de masa corporal (IMC) y así poder saber la cantidad de grasa que tenemos en nuestro cuerpo. Si el resultado nos da entre 18 y 25, estamos en el peso que nos corresponde, pero si el resultado es mayor de 25, estamos gordos y si es menor de 18, estamos demasiado delgados.