• Español
  • English

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

234243234234

Ante la llegada del nuevo curso escolar, es inevitable el nerviosismo en los niños y los padres los primeros días de clase.

 

Este nerviosismo es todavía mayor en los niños nuevos y más aún si es la primera vez que los padres se separan de los hijos. 

 

Es normal que a un niño le cueste empezar ir al colegio. Nosotros tendremos que enseñarle, con nuestro ejemplo y todo el cariño del mundo, que es bueno y divertido para él comenzar el aprendizaje y la relación con otros niños de su edad.

 

Para afrontarlo con mayor tranquilidad os damos una serie de consejos para que trabajéis desde casa:

1. Una vez que empiece el colegio, es importante evitar una vuelta atrás, por mucho que le cueste al niño.
2. Animadle y ayudadle a ver el colegio como algo divertido. Demostradle que estáis ilusionados
y tranquilos sabiendo que él va a empezar a ir al colegio. Habladle mucho de “vuestros coles”, de cómo íbais “al colegio” mamá, papá, su hermano, su primo…
3. Manifestadle cariño, achuchadle y besadle más que nunca. Que no pueda pensar que os lo “quitáis de encima”.
4. Serenidad. Es normal que en un primer momento el niño trate de evitar ir al colegio. Procurad
que no perciba que os preocupan sus lloros y “dolores” durante esos primeros días. Si el niño capta cualquier muestra de inseguridad, sus manifestaciones serán cada vez más agudas.
5. Apoyad desde casa los logros que vaya consiguiendo el niño en los hábitos (autonomía, alimentación, sueño, higiene, orden, y obediencia) que adquiere en el colegio.
6. La mejor manera de ir conociendo su adaptación será manteniendo el contacto con la tutora, para que ella os oriente y aclare cómo se encuentra el niño en el aula. Contad con ella para atajar cualquier obstáculo que pueda retardar o dificultar la adaptación de vuestro hijo.

7. En algunos casos se aconseja que los niños lleven algún muñeco y objeto que tengan especial apego para que sientan mayor seguridad.

8. No es aconsejable que los niños escuchen a sus padres conversaciones en las que se pronuncien frases como “pobrecito, ya al cole con lo pequeño que es” “creo que yo lo voy a pasar peor que él”

9. Las despedidas deben ser cortas. Alargar ese momento abrazándose al niño ayudará a incrementar la ansiedad del pequeño”.