No hay nada más poderoso que el amor, necesitamos sentirnos únicos, especiales, amados por ser nosotros mismos… Esto nos da seguridad y confianza. Por eso, desde el Departamento de Religión de Educación Infantil -siempre desde el respeto a la diversidad y la libertad-, ayudamos a que nuestros pequeños se descubran amados por Dios, reconocidos como hijos. Para Él somos únicos, originales, y amados con nuestra propia forma de ser.

Conocer a Dios, y empezar a comunicarnos con Él, forma parte del aprendizaje en Alcaste para desarrollar el área trascendente, así como la dimensión espiritual. Aunque Alcaste no es de carácter confesional, se propicia, con respeto a la libertad de conciencia, el conocimiento y la práctica de la fe católica. De esta forma, a los alumnos se les enseñan pequeñas prácticas de piedad y el trato personal con Jesús y la Virgen María de forma adecuada a su edad.

Porque, en estos momentos en los que la distancia de seguridad se impone, saber que JESÚS camina a nuestro lado, nos llena de confianza. Para seguir caminando, necesitamos sentirnos acompañados, necesitamos una mano que nos sujete. ¡Qué mejor que caminar de la mano de Jesús!