Las alumnas de 1º de Bachillerato han tenido, en este curso escolar, varios debates sobre temas sugerentes y actuales. El elegido para esta ocasión fue: ¿Cuál es, en este momento, la prioridad: la investigación espacial o salvar vidas?

Así pues, divididas en dos equipos, uno argumentando a favor de la investigación espacial en la situación en la que nos encontramos y el otro en contra, se dispusieron a realizar su exposición oral. Todo ello a través de argumentos, fruto de un trabajo de investigación previo y serio; reflexiones; datos interesantes; y preguntas. En resumen, una batalla intelectual de una hora de duración ante el mejor público, formado por el resto de las componentes del curso, que, una vez culminado, hizo las observaciones pertinentes, respetando siempre el turno de palabra.

En Alcaste consideramos de gran importancia la habilidad oral. Por ello, introducimos a las alumnas en el arte de la oratoria y del debate. A los adolescentes les gusta hablar y argumentar, y esto hace que el debate encaje de forma natural en esta etapa educativa. El resultado es que las alumnas podrán utilizar estas habilidades adquiridas cuando lleguen a la universidad y, más adelante, cuando estén en el mercado laboral. Además, enseña cómo escuchar activa y críticamente, y estas habilidades de escucha son cada vez más importantes en la sociedad actual.

Algunas de las herramientas que se ponen en práctica en el debate son, por ejemplo, tomar notas durante un debate formal, pues contribuyen a que los estudiantes se centren inmediatamente en la escucha, evalúen de forma crítica lo que se está discutiendo y desarrollen habilidades de razonamiento.

Por su parte, para realizar un trabajo de investigación, se utilizan una gran variedad de competencias, como el uso del lenguaje, las construcciones gramaticales, la elaboración de argumentos, el análisis de evidencias, la organización y síntesis de información, la persuasión, la elección de términos y vocablos, y la cita de fuentes. De igual forma, cuando las alumnas participan en el debate, ejercitan todas estas habilidades, además de tener que expresarlas oralmente.

Por último, el debate también es una forma de promover el entendimiento, la cooperación y el intercambio de  ideas libre entre las personas, poniendo en práctica los principios de tolerancia, no violencia y respeto ante puntos de vista diferentes.