Toda la etapa de Educación Infantil se ha embarcado, con gran motivación, en el proyecto CEHS. Para ello, han tomado iniciativas como la creación de un porta-almuerzos que evite los plásticos y fomentado diversas actividades, centrándose en los ámbitos de relevancia del proyecto (agua, energía, luz, etc.). Además, por cursos, se han llevado a cabo actividades, adecuadas a su edad, para explicarles los problemas existentes. De esta forma, los alumnos han mostrado gran inquietud y están muy implicados en la búsqueda de soluciones.

Todos los alumnos de Educación Infantil recibieron, en la clase de inglés, una carta de “Fishy”, el pez, pidiéndoles ayuda para concienciar a todo el mundo de su problema: un océano sucio y lleno de plásticos. Aprovechamos esta actividad inicial para rastrear sus conocimientos previos, intereses, y suscitar motivación. A través de imágenes, cuentos, canciones y noticias, los niños han ido conociendo la situación y han creado un mural en todo el pasillo de la etapa. El objetivo, concienciar a todos del problema, al que han llamado “Recycle for the life cycle”.

Esta actividad dio pie a la investigación y así a un interés creciente. Mediante unas pequeñas abejas, que recorren el pasillo de infantil, aprovechamos para explicar su manera de trabajo cooperativo, y empleamos un panal como plantilla, en la que cada alumno plasmó su compromiso con el medio ambiente. Así, reflexionamos sobre cómo, mediante los compromisos individuales, podemos contribuir a una causa mayor y que nos ocupa a todos: cuidar el planeta.

Por otro lado, se ha expuesto a los alumnos la metáfora de que “el planeta está malito”, y se ha repartido a cada niño una tirita sobre la que escribir la solución que se le ocurra. Así, estamos decorando el pasillo con soluciones y compromisos para “curar al planeta”.