• Español
  • English

La persona, lo primero. 

Te acompañamos en el camino.

234243234234

Reunimos a las alumnas que han estado en Irlanda desde principios de septiembre y a la profesora Ana Revilla, que las acompañó, para que nos cuenten sus impresiones.

Ana Revilla nos ha transmitido las felicitaciones recibidas de los colegios irlandeses por el buen comportamiento de todas las alumnas, por su excelente adaptación y por su buenísimo nivel de inglés.

Nos contestan a las preguntas que les vamos a formular Elvira y Carlota Martínez Gallo, María García Mancha, María Ruiz de Azúa, Ana Mérida y María Heredia. Las dos últimas era el primer año que iban a Irlanda…

-¿Cómo os desenvolvíais en inglés?

Muy bien… El último problema que teníamos era el idioma… Entendíamos todo perfectamente. Al principio teníamos que pensar lo que íbamos a decir, pero después ya no, y hablábamos con fluidez.

-¿Cómo ha sido la acogida de las familias irlandesas?

La acogida fue muy buena. Se preocupaban por nosotras y convivíamos con las familias a la hora de la cena porque estábamos todo el día fuera de casa.

-¿Qué es lo que más os ha gustado?

Las excursiones de los sábados y la cantidad de amigos que hemos hecho. A la salida de la Misa dominical de las 18 h. nos encontrábamos con mucha gente de nuestra organización de “Rockbrook International”, que estaban también de intercambio, mexicanos, alemanes… Además de los irlandeses.

-¿Y lo que menos os ha gustado?

Lo que menos nos ha gustado -nos dicen al unísono- es la comida. Echábamos de menos la comida española…

-¿Qué es lo que más habéis echado de menos?

Las amigas del colegio y el chupinazo de las fiestas de San Mateo… No hemos echado nada de menos.

-(Les volvemos a preguntar…) ¿No habéis echado de menos a vuestras familias?

Pues no… Ana Revilla nos ha cuidado tan bien, que no las hemos echado de menos.

-De todo lo que habéis visto, ¿qué es lo que más os ha llamado la atención?

Los horarios, la forma de vida, la poca información que encontrábamos sobre los autobuses y las paradas. El nivel docente de los colegios de Dublín. Nosotras lo superábamos por mucho y eso llamaba la atención de los profesores de allí.

Complicaban mucho las cosas a la hora de hacer ecuaciones. Nosotras no tardábamos nada y ellos un montón de tiempo. Daban muchas vueltas para llegar a la solución correcta. (Lo comentan varias de ellas con mucha gracia)

Otra cosa que nos ha llamado la atención es que los profesores de los colegios de allí no se involucran con los alumnos, como hacen los profesores de Alcaste, no se sabían ni los nombres.

-¿Qué os ha aportado personalmente vuestra estancia en Irlanda?

Hemos aprendido a valorar a nuestra familia, nuestra casa, valoras todo lo que tienes… Aprendes a distribuirte el dinero, si hoy gastas más, otro día no puedes comprarte lo que quieres. Aprendes también a buscarte la vida y a solucionarte los problemas que se te presentan cada día.

María Heredia nos cuenta que se bajó en una parada equivocada uno de los días y se puso algo nerviosa, pensando que estaba lejos de su colegio… Pero Ana Revilla la animó por el móvil y enseguida lo encontró.

(Añaden, riéndose…) ¡También hemos aprendido a reconocer a los españoles que había allí, sin hablarles!

-La última pregunta. ¿Cómo resumiríais, en una palabra, vuestra estancia en Irlanda?

¡Ojalá pudiese seguir allí!, me quedaría un año entero…

La palabra para resumir, sería: inmejorable, increíble, fantástico… ¡Amazing! (me piden, especialmente, que añada esta última palabra)

Ana Revilla recalca la facilidad que han tenido para adaptarse a sus respectivos colegios y a todas las variadas circunstancias en las que se han encontrado. Cada una ha sabido utilizar recursos para desenvolverse en la ciudad y en los medios de transporte, tanto en trayectos largos como en cortos.