• Español
  • English

La persona, lo primero. 

Te acompañamos en el camino.

234243234234

Recibimos con alegría a las quince alumnas de 1 º y 2º de ESO, y 1º de Bachiller, que estuvieron de intercambio en Mont de Marsan, ciudad que tiene la segunda base militar aérea más importante de Francia.

Nuestras alumnas contentas, muy comunicativas y queriendo contarnos todo lo que habían hecho, respondieron a nuestras preguntas.

Nivel de francés: Las alumnas de 1º de ESO nos contaban que en los primeros días les costaba entender el lenguaje coloquial, pero que tan solo les duró dos días. Todas afirmaban que entendían todo y se expresaban sin ningún tipo de problema. Las respectivas familias donde se alojaban se sorprendían de su nivel y, sobre todo, de su estupenda pronunciación. La gente de la ciudad pensaba que eran francesas. Ante esta respuesta la profesora de francés de Alcaste, Lorena Espiño, no pudo ocultar su alegría y satisfacción… el mejor piropo que podían dedicar a sus alumnas. Incluso una familia francesa dijo a una de nuestras alumnas que se hospedaba en su casa, que hablaba el francés mejor que su hija de 10 años y, así debió de ser, porque en el examen de francés sacó mejor nota nuestra alumna que la niña francesa de la familia…

 

Acogida de las familias francesas: Todas afirman que la acogida de las familias fue estupenda. Las han cuidado mucho y les han celebrado por todo lo alto los cumpleaños de dos alumnas de Alcaste que coincidieron durante su estancia en Francia. Las familias han agradecido a nuestras alumnas que jugaran con sus hijos pequeños y que ayudaran a estudiar a las de su misma edad. Les sorprendió su hábito de estudio y de trabajo diario.

Echaron de menos: La comida española y sobre todo la comida del comedor de Alcaste. En su opinión mucho mejor que la del colegio de Mont de Marsan. Ellas han hecho de embajadoras de la cocina española en Francia y prepararon para las familias francesas salmorejo, tortilla de patatas, bizcocho, patatas con chorizo, quiche lorraine…

Lo que más les gustó: Sus compañeras y el colegio. Han sido muy acogedoras y se han esforzado por tratarlas muy bien. También, la buena educación de las alumnas, la disciplina y el silencio en las clases, pero sobre todo, las buenas amistades que han hecho.

Lo que menos les gustó: Levantarse a las 6 de la mañana y tener 8 horas de clase cada día.

Planes de fin de semana con las familias: Paseos por el campo, ver películas en francés, ir a la playa, conocer Burdeos, montar a caballo, ver la duna natural más alta de Europa, la Dune de Pilat (Arcachon)…

Un deseo común: ¡Volver a Mont de Marsan!

En estas fotos podéis verlas a todas. En una de ellas Carla Sarabia con Marie, hija del Director del colegio de Mont de Marsan, que se encuentra de intercambio en Alcaste, con la familia de Carla.