El viernes pasado, el encuentro semanal online con los padres de Entreviñas, denominado “15 minutos contigo”, se centró en el modo de trabajar el módulo de francés entre los 0 y los 2 años. Durante el mismo, la profesora de dicho idioma, Mila Corredera, explicó que los niños van adquiriendo la lengua francesa a través del juego. En ocasiones lo hacen con marionetas, algo que les gusta mucho y atrae su atención.

Concretamente, durante este mes, “Los animales” es el centro de interés que se está trabajando y se hace en formato “bit”. Mila, en relación con el tema, les relata el cuento en francés de “Los Tres Cerditos”. Por su parte, los niños lo repiten a su manera en español, diciendo ya algunas palabras en francés.

Por otro lado, Mila explicó que se sirve de bits fijos para introducir las matemáticas, viendo los números del 1 al 10; de formas, en el que cada una de ellas se asocia a un sonido; de colores, que se trabajan durante todo el año relacionándolos con algo, como el blanco con la nieve, el amarillo con el sol o el azul con el cielo. En este sentido, el bit es cualquier estímulo (información) concreto que el cerebro puede procesar por cualquiera de sus vías sensoriales: auditiva (palabra, sonido), visual (palabra escrita, imagen…), táctil (formas, texturas, peso…), olfativa y gustativa. Debe mostrar un solo dato simple y concreto, imprescindible para captar la atención del niño.

Así pues, estos bits de inteligencia son un método didáctico, creado por el médico estadounidense Glenn Doman, dirigido a niños de entre 0 a 6 años para mejorar la atención, facilitar la concentración, desarrollar y estimular el cerebro, creando conexiones neuronales y desarrollar así sus capacidades al máximo.

Todo esto forma parte del módulo diario de francés, que dura 20 minutos, añadiendo los buenos días y saludos en esta lengua, la oración del ofrecimiento del día, la observación del tiempo que hace y el día de la semana en el que están. También se trabaja con ellos conceptos como grande, pequeño, largo, corto… Por último, los viernes se dedican al cine y ven películas de dibujos animados en francés.

Cada profesor, sea de francés, inglés o castellano, se dirige al alumno en el idioma correspondiente, con inmersión en el idioma, una forma muy eficaz de acostumbrar el oído a las distintas lenguas.